Foto decoración

Nuestros sistemas de distribución de energía en la instalación

Suelo radiante

En sistemas de calefacción, el suelo radiante es el más eficiente energéticamente hablando y el complemento perfecto para sistemas de climatización basados en fuentes de energía de baja temperatura como la Geotermia o la Aerotermia.

El suelo radiante impulsa agua a baja temperatura a través de unos circuitos de tuberías de polietileno reticulado sobre una capa de aislamiento superpuesta sobre el suelo. Sobre el aislamiento y las tuberías se vierte una capa de mortero tradicional de cemento, o mejor aún anhidrita, que absorbe la energía térmica transmitida a través de las tuberías y la cede al suelo y por radiacción a la instalación a climatizar. Los circuitos de emisión y retorno se conectan a un colector que cuenta con cabezas termoeléctricas que permiten regular el caudal impulsado en función de las necesidades de cada habitación a climatizar permitiendo su control de forma independiente. Frente al radiador convencional (convector) que calienta el aire, el suelo radiante calienta los cuerpos.

Alternativas similares al suelo radiante en función de las características de la instalación a climatizar son el techo, pared o zócalo radiante.

El suelo radiante es beneficioso para nuestro bolsillo al permitir la distribución de energía térmica a baja temperatura y también para nuestra salud ya que frente a otros sistemas convencionales de distribución de energía, el aire de una vivienda climatizada con suelo radiante contiene menos ácaros y es más limpio, manteniendo un nivel de humedad constante sin secar el ambiente. Ideal para personas alérgicas.

Además la distribución del calor es homogénea evitando zonas más frías en la estancia. Por no mencionar los beneficios estéticos, es invisible, ahorra espacio…

Por eso es el único sistema de calefacción recomendado por la Organización Mundial de la salud (OMS).

Emisores térmicos de baja temperatura

Los emisores térmicos de baja temperatura, a diferencia de los emisores convencionales, disponen de una elevada superficie de intercambio, siendo una alternativa válida como sistema de transmisión de calor a baja temperatura mediante convención natural en el caso de los radiadores de baja temperatura, o forzada para los fan-coils.

Los fan-coils constan de un radiador y de un ventilador silencioso que recibe agua caliente o fría en función de las necesidades de climatización. Son la opción más conveniente para calentar y enfriar una estancia con el mismo sistema de distribución de energía.

En GEOKI somos especialistas en el diseño e instalación de sistemas de distribución de energía:

Climatización y ACS de alta eficiencia

Soluciones en climatización calidad GEOKI

Solicite información sin ningún compromiso